viernes, 20 de enero de 2012

Solo quiero reír hasta que se me erice la piel ♥

Querido tiempo,
 Por favor, mueve tus agujas, aquellas que nos limitan y nos condicionan, aquellas que muchas veces, en nuestra mente se quedan paradas en un segundo inolvidable y otras muchas giran demasiado rápido. Haz que el tiempo avance rápido, tan rápido que no lo pueda sentir,que llegue el día en el que seré feliz, sin peros ni contras. O, por lo contrario, llévame al lugar donde me equivoqué, para poder arreglar lo que fuera que hice mal.
Me siento insignificante, nadie me ve. Siento como si estuviera gritando en medio de millones de personas, y ninguna lograra o quisiera escucharme. Estoy vacía.
Yo era ese tipo de persona que siempre llevaba una sonrisa en el rostro, en las buenas y en las malas. Y que animaba a la gente a que saliera a la calle e hiciera sus sueños realidad, pues estos no iban a venir hasta ellos. Creía en mí aunque nadie lo hiciera, creía que podría, que en el fondo valía mucho como persona, que iba a lograr lo que me propusiera. Pero a estas alturas, y con tan solo 16 años, me he dado cuenta de que estoy vacía, soy una gota en el océano, desapercibida y escondida por todas las demás. Creía con todo mi corazón que había gente en mi vida que siempre iba a estar ahí. en las buenas y en las malas, pero las cosas no son así. El mundo esta lleno de abrazos vacíos, falsas sonrisas, huecos y rotos, gente que te saluda con una sonrisa y unas dulces palabras, ocultando sus ganas de verte caer.
Y, al fin y al cabo, los malos son muy malos, y los buenos, bueno, no siempre son tan buenos.